Existen muchos tipos de uvas (rojas, verdes y moradas) y también muchas formas de consumirlas (al natural, en zumo, en mermelada, sin olvidar el vino y las pasas), de ahí que no sea de extrañar que se cultiven cada año más de 72 millones de toneladas de uvas en todo el mundo, utilizándose la mayor parte de ellas, eso sí, para la producción vitivinícola.

Es una fruta con pocas calorías, con mucho contenido en agua y rica en nutrientes esenciales y, por tanto, muy buena para hidratarse. Los beneficios de consumir uvas son numerosos ya que también son ricas en antioxidantes importantes para la salud, como la quercetina, que ayuda al cuerpo a la lucha contra la formación de radicales libres dañinos:

Cáncer
Las uvas contienen poderosos antioxidantes conocidos como polifenoles, que pueden retardar o prevenir muchos tipos de cáncer, incluyendo el de esófago, pulmón, boca, faringe, endometrio, páncreas, próstata y colon.

Enfermedades del corazón
El flavonoide quercetina es un anti-inflamatorio natural que parece reducir el riesgo de aterosclerosis y su alto contenido en polifenoles también puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) mediante la prevención de la acumulación de plaquetas y la reducción de la presión arterial a través de mecanismos anti-inflamatorios.

Presión arterial
Debido a su alto contenido en potasio, las uvas son recomendables para las personas con presión arterial alta.

Estreñimiento
El consumo de alimentos que tienen un alto contenido en agua, como las uvas, la sandía o el melón, pueden ayudar a mantenernos hidratados y a tener evacuaciones intestinales regulares. Las uvas también contienen fibra, que es esencial para minimizar el estreñimiento.

Alergias
Debido a los efectos antiinflamatorios de la quercetina, el consumo de uvas puede ayudar a aliviar los síntomas de las alergias, incluyendo la secreción nasal, los ojos llorosos y la urticaria.

Envejecimiento
Las uvas pueden retrasar el envejecimiento y promover la longevidad gracias a los compuestos vegetales que contienen. Varios estudios han demostrado que el resveratrol alarga la vida útil en una gran variedad de especies animales. Este compuesto, concretamente, estimula una familia de proteínas llamadas sirtuinas, que han sido relacionadas con la longevidad.

Virus y bacterias
Las uvas pueden proteger contra ciertas bacterias, virus e infecciones por levaduras. Se ha demostrado que numerosos compuestos en las uvas protegen y combaten las infecciones bacterianas y virales y que el extracto de piel de uva protege contra el virus de la gripe en estudios de probeta.

Así las cosas, las uvas contienen varios nutrientes importantes y potentes compuestos vegetales que benefician nuestra salud. Y, aunque contienen azúcar, tienen un índice glucémico bajo y no parecen elevar los niveles de azúcar en la sangre. Los antioxidantes presentes en las uvas, como el resveratrol, reducen la inflamación y pueden ayudar a proteger contra el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Además, son muy fáciles de incorporar a la dieta, pues podemos tomarlas frescas, congeladas, como zumo o incluso vino. Si te preocupa qué modalidad es mejor, si las blancas o las rojas, elije estas últimas, porque son las que aportan los mayores beneficios.