Fin al debate. Ni grandes erupciones volcánicas en la India, ni nada más. Solo un asteroide puso fin a la era de los dinosaurios hace 66 millones de años.

Los científicos seguían debatiendo a día de hoy qué pasó con la mayoría de los dinosaurios hace unos 65 millones de años. Un estudio publicado en la revista Science ha puesto fin a esta polémica descartando el vulcanismo como detonante de la extinción de la mayoría de las especies a finales del CretácicoFue únicamente un asteroide de unos 10 km de diámetro, que se estrelló en lo que actualmente es la península de Yucatán (México), lo que desencadenó la desaparición del 75% de las especies existentes, incluidos casi todos los dinosaurios.

 

Traps del Decán

El equipo internacional de investigadores liderado por el geólogo y geofísico Pincelli Hull de la Universidad de Yale (EE. UU.) se muestra claro en sus conclusiones: el impacto ambiental de las erupciones volcánicas masivas en la India en la región conocida como las traps del Decán (o escaleras del Decán) tuvo lugar antes del evento de extinción Cretáceo-Paleógeno hace 66 millones de años y, por lo tanto, no contribuyó a la extinción masiva en esa era.

De hecho, las erupciones de las traps del Decán arrojaron hasta 500.000 kilómetros cúbicos de lava en gran parte de lo que ahora es el oeste de India. Pero el verdadero asesino de los dinosaurios no habría sido la lava, sino los gases volcánicos: dióxido de carbono que calienta el planeta o dióxido de azufre que acidifica los océanos.

«Los volcanes pueden provocar extinciones masivas porque liberan muchos gases, como SO2 y CO2, que pueden alterar el clima y acidificar el mundo, pero el estudio reciente se ha centrado en el momento de la erupción de lava en lugar de en la liberación de gases«, aclaró Hull, líder del estudio. Y sucedió antes que el evento de extinción masiva, por lo que no tuvo un efecto directo en su muerte.

Viajando al pasado

Los datos sobre temperaturas globales de sedimentos del fondo del océano -que abarcan varios cientos de miles de años antes, durante y después del evento de extinción- y los isótopos de carbono (átomos con un número mayor o menor de neutrones de lo normal), combinados con simulaciones informáticas del cambio del ciclo del carbono en el océano, respaldaron la hipótesis de que un impacto de un gran asteroide y no gases tóxicos emitidos por erupciones masivas, fue el principal responsable de tal mortandad (desaparecieron alrededor de las tres cuartas partes de las especies de plantas y animales de la Tierra).

«La actividad volcánica en el Cretácico tardío condujo a un evento de calentamiento global gradual de aproximadamente dos grados, pero no a una extinción masiva«, dijo el ex investigador de Yale Michael Henehan, quien compiló los registros de temperatura para el estudio. «Varias especies se movieron hacia los polos Norte y Sur, pero retrocedieron mucho antes del impacto del asteroide».

«Muchos han especulado que los volcanes son importantes para K-Pg, y estamos diciendo: no, no lo fueron’«, apuntó Hull.

Los depósitos de sedimentos vinculados al impacto de un asteroide gigante forman una capa conocida como límite «Kpg», pues marca la transición del período Cretácico al Paleógeno (dando comienzo hace 66 millones de años y terminando hace 23 millones de años).

Ahora ya podemos decir que el asteroide fue el único impulsor de la extinción.